PRÓXIMO MENSAJE DESDE ANAHEIM, CALIFORNIA
Videos
Mira aquí las predicas en video de Dante Gebel.

Si la vida fuera como un rompecabezas, aquello que no hicimos por temor a fracasar sería una pieza faltante que dejaría un agujero permanente, un espacio vacío. Sin correr riesgos, sin enfrentar nuestros retos como un Benaías enfrentando al león, nunca podremos cambiar la trayectoria de nuestra vida. Para avanzar en el Reino de Dios hay que perseguir nuestros ‘leones’, bajar al pozo y pelear con ellos aunque el día esté nevado, porque el que no corre riesgos no tiene gloria.

El vientre del infierno es ese lugar oscuro dentro del pez, donde Jonás hace una oración conmovedora que logra ganarle una segunda oportunidad ante Dios. Tarsis no era una opción para Jonás, la opción era Nínive. ¿Eres tú un ‘Jonás’ que no quiere obedecer algo puntual que el Señor te pidió? ¿Pides señales o garantías para seguirlo a Él? Entonces debes saber que a Dios le molesta los que no hacen, los que no se arriesgan, los que no obedecen. Él te va a respaldar siempre que bajes de la barca y camines sobre las aguas. Si Dios te está llamando a emprender una pareja, a comenzar una familia, a mudarte de casa, a invertir en un negocio… tienes que dejar las excusas de lado y hacer Su voluntad, porque tampoco Tarsis es una opción para ti, y si no obedeces, al igual que Jonás tendrás que pasar por la playa de la obediencia para llegar a Nínive.

¿Estás irritable todo el tiempo con tu cónyuge, con tus hijos? ¿Te sientes incómodo ante una persona ungida? ¿No recuerdas la última vez que oraste, que reuniste a tu familia para hacer un devocional en casa? ¿Evitas al que quiere orar por ti?… Quizás estás cayendo en la inconsciencia espiritual; y para recuperar la unción tienes que preocuparte –y ocuparte- por ganar Su aprobación. “Deténganse en los caminos y miren. Pregunten por los senderos antiguos, pregunten por el buen camino y no se aparten de él” (Jeremías 6-16). Busca pastos frescos que te lleven de nuevo al Señor, valora al Espritu Santo todos los días, y sabrás que Su Presencia no te dejará. La culminación de un mensaje extraordinario!

Hay cosas que hacemos en nuestro diario vivir que no necesitan de nuestra energía y enfoque: comemos, caminamos, conducimos un automóvil de manera inconsciente, sin pensar. Esto permite que nuestro cerebro se enfoque en las cosas que demandan nuestra atención. Sin embargo el problema con la inconsciencia se presenta cuando la llevamos al campo espiritual. Es tan peligroso el no darte cuenta que estás ungido –tal como le pasó a Moisés- como el no reconocer que la Presencia de Dios se apartó de ti –tal como sucedió a Sansón. ¿Cómo saber si estamos siendo insensibles a Su unción? ¿Cómo darnos cuenta si nos hemos apartado de tener Su aprobación?

Los hijos de Josué, los hijos de los que heredaron la Tierra Prometida nunca supieron lo que era depender de Dios, porque ellos ya nacieron en una tierra que fluía leche y miel. La abundancia, la prosperidad y las bendiciones, eran cosas que ellos daban por sentado. Esto mismo está pasando con muchos jóvenes en la actualidad; no tienen temor de Dios y esto se refleja en su forma de actuar, en su forma de vestir y en lo que hacen en la intimidad. Hoy en día es común escuchar a padres de familia decir: ‘estoy triste porque mi hijo no quiere venir a la iglesia, no quiere servir al Señor’… ¿Qué podemos hacer para salvar los retoños? ¿Qué hacer para evitar que una generación se pierda de Dios? Un mensaje que debes escuchar y atesorar!